Blog Detail

  • Home
  • 9 señales de una “posible infidelidad”
Cellphone abuse

9 señales de una “posible infidelidad”

Spread the love

Si en algún momento de tu vida has descubierto una infidelidad ¿recuerdas la primera impresión al descubrirlo?, realmente en muchos casos y para muchas personas la infidelidad y el engaño se vuelven eventos traumáticos,

muchas personas sienten que su mundo se viene abajo, piensan como aquello que consideraban seguro y estable realmente pueda ser ilusorio y su cotidianidad empieza a sufrir cambios drásticos.

Shirley Glass nos explica algunos detalles de lo que suele ocurrir luego de la revelación o descubrimiento de la aventura, llegando en últimas a la conclusión sobre si nos quedamos en la relación

y trabajamos por restaurar la confianza o nos vamos, por supuesto es un camino maratónico y no una carrera de velocidad.

El momento de la revelación de la infidelidad

Es realmente un momento que puede cambiar a las personas, básicamente es un golpe a la seguridad,

ya no se confía en el otro, “la conexión entre lo que crees que sabes y tu sentido de realidad ha sido cortado”.Glass

Andrea había visto un poco distraído a su pareja las últimas semanas, pero no puso mucha atención a esto; decidió sorprenderlo invitándolo a almorzar,

pero cuando llegó a su oficina el no estaba y por el contrario en uno de sus calendarios había una nota diciendo a las 12: 00pm almuerzo con M; sintió un vacío profundo en su estómago, y decidió irse a esperarlo en su casa; ya en la noche cuando Raúl, su pareja llegó, empezó a preguntarle por donde había almorzado,

él sin prever la situación le dijo que en su oficina, allí empezó el descubrimiento; lo curioso es que el infiel siempre tenía una repuesta racional para cada pregunta, como a si estaba con un socio de negocios se me olvidaba…

y así sucesivamente, hasta que al final, ante tanta presión optó por decirle la verdad, es cierto estoy teniendo una relación con alguien pero te prometo dejarla…..

allí empezó la tormenta emocional para ambos.

Secretos, mentiras y sospechas: Antes de la infidelidad

En muchos casos las parejas traicionadas no son lo suficientemente conscientes de la presencia de la infidelidad en la relación hasta la revelación de las mismas;

algunas personas son realmente inocentes frente a pistas obvias, otras personas, aunque sospechan temen confrontar o investigar aún más lejos,

porque saben que si confirmaran deberían seguir sus principios; es decir muchas personas que están siendo engañadas pueden optar por negar sus sospechas bien sea por razones emocionales o prácticas.

En otros casos, muchas personas ni lo notan, particularmente en el caso de las aventuras sexuales en las cuales cuando no hay apego emocional,

es más difícil notarlas.

“Aparentemente creen que un pan partido es mejor que nada de pan, aunque puedan sentir que terminan con las migajas”

Shirley Glass

Señales de advertencia de infidelidad

Es importante decir que a veces no podemos saber si nos están engañando, porque prácticamente nos pueden mirar a los ojos y convencernos que no pasa nada;

sin embargo, uno de los elementos que planteaba la terapeuta Shirley

es que un signo sospechoso es cuando nunca se ha sido celoso y de un momento a otro empiezas a notarlo.

Es necesario saber que no vamos a poder tener claridad si hay una aventura o no, con una sola prueba, en general termina siendo un conjunto de comportamientos inusuales,

un cambio en la norma, comportamientos muchas veces impredecibles, por ejemplo:

1. Privacidad:

mayor restricción en que escuchemos conversaciones telefónicas, razón por la cual empieza a hacerlas en privado, se queda despierto hasta más tarde,

usa el computador cuando ya todo el mundo está durmiendo.

2. Cambian sus horarios: más tiempo por fuera de la casa, horas de trabajo más largas, viajes frecuentes fuera de la ciudad,

reuniones los fines de semana y cuando se pregunta sobre estos cambios, pueden presentar excusas cómo “es un nuevo proyecto”, “es mi nueva clase”.

3. Interés: De un momento a otro puede que tenga un interés en una nueva actividad que no se comparte con la pareja

(por ejemplo, motos, deporte que nunca haya practicado)

4. Hábitos personales: Empiezas a notar una preocupación por la apariencia personal, cambio de look,

una nueva imagen más apropiada en un bar de solteros, esfuerzo para perder peso, compra de ropa interior nueva y sexy.

5. Si hay presencia de niño: puede tener un comportamiento a veces impaciente o enojado hacia ellos, sin notar cambio en sus rutinas.

6. Dinero: más reservado sobre los gastos, cargos en tarjeta de crédito que no se sabe el fin,

gastar más dinero en restaurantes, moteles, regalos, en mejorar el atractivo personal.

7. Forma de ser con la pareja: A veces puede tener un comportamiento de rechazo o crítico, o en otros casos demasiado pegajoso; dar la impresión de que él o ella preferiría estar solo, puede iniciar discusiones y salir corriendo por algunas horas fuera de casa.

8. Sexo y afecto: puede haber aumentado el deseo sexual y el sexo puede ser más apasionado,

con nuevas técnicas, o por el contrario puede haber evitación al contacto sexual, menos cariño espontáneo, menos besos románticos.

9. Vida social: Evita incluir a la pareja en entornos familiares o con personas del trabajo,

puede inclusive querer salir más con otras personas y evitar estar solo con su pareja.

En general como identificamos en estas nueve señales,

el factor común implica un cambio en el comportamiento que antes había sido habitual

y que se manifiesta en aumentar ciertos comportamientos de cercanía o por el contrario que estos estén ausentes,

como en el caso del deseo sexual; pareciera que la pareja va perdiendo espacio junta y todo lo que motiva o pareciese que hace feliz al otro, está realizando múltiples actividades nuevas.

Ante la sospecha de infidelidad algunas personas optan por evitar la confrontación, otras confrontan, son su propio detective y empezar a recabar pruebas

(revisar facturas, celular, ropa, llegar de sorpresa) Pareciera que la gente quiere evidencia innegable que están siendo engañada y más si en la relación el otro o la otra ha tratado de desvirtuar nuestras sospechas diciendo

“todo está en tu cabeza”. Ante las sospechas, el instinto, desconfianza por comportamientos nuevos o inusuales lo recomendable siempre es confrontar no atacar.

Referencia:

Glass, Shirley (2003). Not «Just Friends»: Rebuilding Trust and Recovering Your Sanity After Infidelity.

Write a comment