Blog Detail

  • Home
  • Relación entre la forma de ser de los padres con la educación de sus hijos
educación

Relación entre la forma de ser de los padres con la educación de sus hijos

Spread the love

Comencemos con un ejemplo de problemas de educación parental

Jessica una mamá de 30 años, llega a un centro de protección infantil a entregar a su hijo John de 15 años, argumentando:

“mi hijo se me salió de las manos, creo que ya está empezando a consumir, no me respeta, no sigue instrucciones y antes de que esté en la calle, prefiero encerrarlo aquí”.

Una de las principales cosas que se me vienen a la mente es cuales fueron todos los elementos ocurridos y que interactuaron entre si, que llevaron a John a desarrollar estos comportamientos recurrentes,

y claramente uno de ellos esté en la relación que fue forjando con su mamá, y aún más profundamente en algunas características psicológicas de esta.

Sin desconocer la importancia de que existan programas donde se enseñen a desarrollar habilidades para papás frente a formas de educar, habilidades para comunicarse y para orientar a los hijos, el asunto de la crianza va más allá de la enseñanza de habilidades especificas como papás;

y es por ello importante empezar a resaltar aquellas características personales que hacen parte de la vida de los padres

y que pueden ser un factor de protección o por el contrario volverse una barrera para desarrollar y aplicar las habilidades de crianza en beneficio de los niños.

Factor de protección

Precisamente la forma en que empleamos o utilizamos estrategias para orientar a nuestros hijos las prácticas de crianza, y estas terminan convirtiéndose en una gran ayuda como papás para reorientar el comportamiento de los niños, educarlos, enseñarles o por el contrario alimentar el desarrollo futuro de posibles dificultades emocionales y comportamentales en ellos.

Es por esto necesario que pueda identificarse además de las creencias que tenemos como papás frente a la crianza, a los valores,

a lo que es importante inculcar, reconocer que puede estar afectando esa forma que tenemos de ver la crianza

y que a veces nos impide utilizar estrategias diferentes con nuestros hijos.

Por ello que Zahra Vafaeenejad , Fourozan Elyasi , Mahmood Moosazadeh , Zohreh Shahhosseini, han querido identificar a través de un análisis juicioso cuales son esos factores psicológicos que muchas veces influyen en la forma que tienen los padres para educar a sus hijos,

con toda la implicación ya probada que tiene la infancia en lo que será la personalidad adulta, particularmente el gran soporte de la teoría del apego para argumentar

que la forma en que nos relacionamos con nuestros padres o cuidadores en la infancia

influye en el tipo de relaciones que tendremos a lo largo de nuestra vida.

¿Cuáles son los 7 factores psicológicos relacionados con los padres que afectan la crianza?

1. La salud mental:

Estado de salud mental, es decir se ha encontrado que cuando los padres presentan alto malestar emocional pueden tratar a sus hijos con rechazo u hostilidad, así mismo pueden desarrollar reglas más estrictas y castigos más severos.

Específicamente la depresión mayor se ha relacionado con estilos autoritarios de crianza, además de que este tipo de dificultades emocionales muchas veces impiden

que los padres puedan mostrar interés ante los sentimientos o emociones de sus hijos, dudas de su competencia como papás, más ira.

2. Estrés de la crianza:

Este ocurre cuando las demandas de los padres exceden los recursos que tienen estos para poder tener éxito en la crianza y a consecuencia tienen mayores comportamientos de rechazo

y menos comportamientos de protección, en general este tipo de estrés se relaciona con mayor castigo y menor expresión de afecto.

3.  Rasgos de personalidad:

Estos se han encontrado de mayor peso en los estilos de crianza, por ejemplo, los rasgos de personalidad de extraversión,

amabilidad y apertura a la experiencia se relaciona con una mejor experiencia de cercanía con los hijos y rasgos de neuroticismo (relacionado con inestabilidad e inseguridad emocional,

tasas elevadas de ansiedad, estado continuo de preocupación y tensión) más distancia emocional con estos. Pareciera que papás con rasgos de personalidad más agradables, abiertos, sociables, pueden tener mayor capacidad de apoyo social y hacen mejor afrontamiento al estrés.

4. Trauma en la niñez:

En algunos casos, el que los padres hayan estado expuestos a situaciones de maltrato y abuso físico, sexual o emocional puede incidir en estilos de crianza negativos,

acompañado de dificultades interpersonales como la desconfianza, incertidumbre, evitación de relaciones cercanas.

5. Satisfacción marital:

Cuando los padres se encuentran insatisfechos con las relaciones maritales se ha encontrado que dichas emociones negativas se pueden transferir de los padres hacia las interacciones con sus hijos,

que concluye en mayor inestabilidad y prácticas de crianza ineficaces.

6. La autoeficacia:

Los padres con mayor autoeficacia, desarrollan mas habilidades y competencias parentales efectivas y es posible que tengan mejor éxito en la crianza, por ejemplo,

los papás que presentan mayores niveles de autoeficacia pueden ser mas proactivos para buscar soluciones ante situaciones problemáticas,

como falta de apoyo social o problemas económicos.

7. Perfeccionismo:

Los padres con altos niveles de perfeccionismo se ha encontrado que son altamente críticos con ellos mismos y con sus comportamientos,

muchas veces tienen deseos o metas que no pueden alcanzar ni para ellos mismos y sin embargo exigen a sus hijos cumplir estos estándares. En muchos de estos casos solo muestran amor por sus hijos cuando los niños actúan de acuerdo a lo que ellos esperan.

A modo de conclusión

Sin desconocer los factores sociales y económicos que impactan los estilos de crianza, a través del aumento en el estrés,

hay algunos factores psicológicos que ejercen presión y en muchos casos dificultan que aun teniendo la mejor voluntad para usar prácticas de crianza positivas, los papás las empleen,

por lo tanto es necesario siempre reconocer la necesidad de trabajar en el aumento de autoeficacia en los papás, abordaje desde afrontamiento y cómo disminuir los factores que puedan contribuir al estrés, esto tendrá un efecto positivo en las estrategias de crianza.

Adicional a esto, tener en cuenta como papás y con los padres la importancia de las actividades de bienestar y

autocuidado propias que favorecen el bienestar y con ello, crean un clima más propicio en el arduo ejercicio de crianza.

Finalmente, si identificamos posiblemente alguna dificultad emocional, algunas heridas abiertas de la infancia o comportamientos propios que nos afectan (introversión marcada, poca búsqueda de apoyo social,

perfeccionismo, inestabilidad emocional recurrente) es bueno contemplar la posibilidad de apoyo terapéutico para sí mismos, muchas veces,

como en el caso de Jessica, nos empezamos a cuestionar sobre la forma en que educamos cuando

“se sale de las manos” y el ejercicio de reflexión sobre la forma en que educamos,

ojala fuera un ejercicio permanente no solo cuando sentimos que no lo hacemos bien.

Bibliografía

Zahra Vafaeenejad , Fourozan Elyasi , Mahmood Moosazadeh , Zohreh Shahhosseini  (2018)  Psychological factors contributing to parenting styles: A systematic review. F1000Research 2019, 7:906

https://www.researchgate.net/publication/332302588_Psychological_factors_contributing_to_parenting_styles_A_systematic_review

Write a comment