Blog Detail

  • Home
  • Sexo oral diferencias en la práctica entre hombres y mujeres
Condoms, cut grapefruit and banana with lipstick kiss marks on white background, flat lay. Safe sex

Sexo oral diferencias en la práctica entre hombres y mujeres

Spread the love

Aprender a gustar del cunnilingus (sexo oral) es a menudo un proceso colaborativo y negociado Backstromet

“El hombre que no baja al pozo, otro le roba el agua»

Anónimo

El mundo de la sexualidad humana tiene alrededor de sus prácticas muchas creencias que giran alrededor y que de una y otra forma afectan e influyen en la manera como nos relacionamos a través de la misma

y mas frente a un tema tan puntual y placentero para muchos hombres y mujeres como dar y recibir sexo oral.

Esto generalmente en jóvenes ha evidenciado diferencias entre el dar y recibir el mismo, es por ello que Ruth Lewis & Cicely Marston quisieron explorar las creencias de hombres y mujeres de 16 a 18 años en Inglaterra utilizando los relatos sobre sexo oral a través de entrevistas en profundidad.

Es importante tener en cuenta que a pesar de lo corto de los participantes, los discursos y los hallazgos son algo fácilmente palpable en el mundo de la cotidianidad.

Generalmente cuando se estudia las diferentes prácticas que hacen parte de la sexualidad se ha encontrado particularmente en los jóvenes que existe diferencias de género entre dar y recibir sexo oral.

Por ejemplo, en algunos estudios en el Reino Unido, se encontró que una mayor proporción de hombres a diferencia de mujeres esperaban recibir sexo oral (43% vs 20%).

En otros países como Estados Unidos y Canadá, los estudios han evidenciado resultados similares, cuando se les indaga por su vida sexual en general como por su último encuentro.

En Estados Unidos fue llevado a cabo una encuesta en línea con estudiantes universitarios en total 1928, el cual encontró que en las mujeres reportaban hacer mas sexo oral que el que recibían

y los hombres presentaban mas probabilidades que las mujeres de reportar haber recibido sexo oral que haberlo dado.

El desagrado que sienten algunos hombres por practicar cunnilingus a las mujeres y las creencias alrededor

Estos estudios nos permiten comprender algunas ideas y creencias de posible asimetría en las relaciones particularmente de sexo oral entre hombres y mujeres y es allí donde se intenta explicar esto a través de diversos planteamientos.

Desde el feminismo, este tipo de desigualdades solo puede producirse por antecedentes “simbólicos” de las bocas y los genitales,

donde, particularmente en el caso del sexo oral, este es un encuentro de dos áreas importantes para el ser humano, su rostro/cabeza, junto con sus genitales “mas privados”.

En el caso de las bocas, estas podrían ser percibidas como susceptibles al contagio,

y por ello la limpieza que se percibe de las diferentes partes del cuerpo es un aspecto que define el mismo uso que se haga de las mismas,

en el cual influye las reglas sociales, donde se considera lo que si o no debemos poner en nuestras bocas.

Detrás de estas reglas sociales, el permitir algo dentro de la boca, implica otorgarle un estado cercanía e intimidad y el no ubicarlo allí,

podría ser por considerarlo como algo “sucio” siendo necesario mantener distancia emocional y social con el mismo.

Esto también se encuentra relacionado con la propia sensación de desagrado por el uso de la boca que caracteriza a algunos hombres y mujeres frente al dar sexo oral,

en donde para los hombres generalmente circulan creencias y mitos sobre la contaminación de la vagina (incontenibles, goteras, secreciones, sangre menstrual y enfermedad).

Muchas veces ese tipo de ideas rodantes, facilita una negativa a la práctica de esta hacia las mujeres y también incide en la ambivalencia de algunas mujeres sobre recibir el sexo oral.

Adicional a estas creencias y mitos circundantes, que muchas veces carecen de evidencia científica pueden ser enmascarados realmente por las normas sociales en donde el placer de los hombres es priorizado sobre el de las mujeres,

en donde se recalca que no esta presente un guión cultural (comportamientos socialmente aceptados) sobre “si las mujeres deberían desearlo o los hombres deberían dárselo”.

Específicamente frente al contexto de las relaciones se han encontrado variaciones en la práctica del mismo,

en donde las mujeres universitarias parecían esperar reciprocidad en el sexo oral, pero se manifestó ambivalencia frente a si debían esperar recibirlo en relaciones casuales.

A pesar de que estos estudios nos reflejan la ambivalencia entre el discurso de igualdad promulgado al respecto y la práctica por otro lado,

no deja de sorprenderse como estas nociones de mutualidad e igualdad parecen ser importantes en el discurso por el cual los jóvenes dan sentido a sus prácticas de sexualidad.

Aunque por ejemplo en algunos casos la reciprocidad es concebida como un intercambio literal de actos sexuales, en las mujeres que no han recibido no fue concebida esta de forma literal.

¿Qué significados circulan entre los jóvenes sobre el sexo oral?

“El sexo refleja una unión de discursos predominantes mas amplios en donde se enfatiza el “empoderamiento femenino” por un lado y por otro se prioriza el placer en los hombres”.

Los participantes de este estudio reflejaron como su discurso la reciprocidad frente al dar y recibir sexo oral, como si fuese una especie de ética en este terreno.

Precisamente en las mujeres presentando la exigencia para lograr la igualdad en las interacciones sexuales y los hombres apoyando la mutualidad,

el intercambio mútuo se considera justo porque es esencialmente lo mismo”. no obstante, esta construcción igualitaria,

es embestida por una creencia conflictiva y de gran impacto cómo que hacer sexo oral a la mujer es mas costoso que hacerlo al hombre,

situación que facilita las barreras para que realmente se de una igualdad entrando en la práctica, no solo para los hombres que no lo practican sino por ejemplo para las mujeres cuando colocan barreras para recibirlo,

es decir las preocupaciones de estas sobre el juicio que hagan los hombres frente a su estética genital (apariencia, olor y sabor).

Es por esto necesario que comprender los discursos y las condiciones bajo las cuales los hombres y mujeres es un primer paso para encontrar alternativas y confrontar aquellas creencias o mitos que limitan la sexualidad (como raro) femenina

y que en algunos otros estudios se han evidenciado cambios al respecto, cómo un mayor disfrute y satisfacción sexual en mujeres que reciben “cunnilingus”,

y además de esto el percibir que sus parejas disfrutaban de dárselo, por lo que se puede pensar que “aprender a gustar el cunnilingus es a menudo un proceso colaborativo y negociado»(Backstromet al., 2012, pág. 8)

El discurso de la igualdad y la mutualidad en las prácticas sexuales es una parte necesaria para la transformación de creencias y mitos que muchas veces se convierten en barreras para un buen disfrute sexual.

Aunque ya muchas mujeres y hombres tengan conocimiento sobre este discurso, podría ser necesario evaluar que tanto, si lo apropiamos y lo creemos y si no,

que tanto las ideas, muchas veces no probadas sobre las prácticas sexuales nos limitan el ejercicio de la misma,

bien sea en los hombres para brindarlo conectándose de la forma en que lo hagan en el sexo con la otra persona que lo disfruta

y la mujer desarrollando su habilidad para liberarse de estigmas que se han creado sobre su vulva, y disfrutar el momento minuto a minuto.

Fuente

Ruth Lewis & Cicely Marston (2016). Oral Sex, Young People, and Gendered Narratives of Reciprocity. The Journal of Sex Research, 53:7, 776-787, DOI:

10.1080/00224499.2015.1117564

2 Comments

Write a comment