Blog Detail

  • Home
  • ¿Qué hacer en una discusión para ser escuchado?

¿Qué hacer en una discusión para ser escuchado?

Spread the love

Imagino que alguna vez te ha pasado cómo fácilmente en una discusión, llega un punto en el que ni siquiera la otra persona escucha lo que le dices, esto probablemente te genera frustración y tal vez puedas optar por escapar, responder con mayor tensión o aún en esta situación tan difícil ser asertivo, sabiendo aún que, aunque a corto plazo te cueste emocionalmente mas tolerancia, a largo plazo puedas aportar lo que está a tu alcance para resolver el conflicto, para esto los terapuetas recomiendan seis pasos específicos.

1.Reconocimiento mutuo

2.Disco rayado

3. Sondeo

4.Banco de niebla

5. Aplazamiento asertivo

6. ¿Cómo negociar?

“Conserva la calma en las discusiones, porque el apasionamiento puede convertir el error en falta, y la verdad, en descortesía.”

Edward Herbert of Cherbury

1. Reconocimiento mutuo

Cuando ante una discusión, notamos que los otros no nos escuchan, nos podemos sentir invalidados, una de las estrategias para definir y hacer cortocircuito es utilizar el reconocimiento mutuo, esto no implica estar de acuerdo con la otra persona, sino que puedes entender sus necesidades y sentimientos. Con esto, reconoces y aprecias lo que esta valorando el otro y luego también reconoces tus propias experiencias.

“Puedo comprender que te afecte el que yo te diga que no estas haciendo lo que tienes que hacer. A mi también me causaría dolor. Por mi parte tengo miedo de que este proyecto no salga como esperamos y yo deba responder, por esto necesito que todo el mundo aporte”.

En este punto, se valida la experiencia emocional del otro con un “entiendo”, y por otro lado agregando “por mi parte” expresando también que reconoces tu postura.

2. Disco rayado

Esta estrategia se puede utilizar cuando a pesar de que reconoces la postura de la otra persona y expones la tuya, aún deja de escucharte. Esto consiste en utilizar una frase fácil y concreta de entender. En este punto no damos disculpas ni explicamos y mantenemos un tono de voz alto y firme. Luego repetimos la frase las veces que sean necesarias, tal vez cambiando alguna palabra.

En este punto no discutimos, no nos enfadamos ni refutamos lo que diga la otra persona. No vas a ofrecer mas información sobre lo que ocurre y te vas a limitar a repetir clara y educadamente como un disco rayado.

Agarrar su mano puede suavizar una discusión con tu pareja

Un ejemplo puede decir:

Andrea: tu árbol tiene una rama gruesa que está sobre mi techo. Me preocupa que en una próxima tormenta se pueda caer sobre el techo. Me gustaría que contrataras a alguien para que la podara.

Raul: lleva mucho tiempo así, a mi no me preocupa

Andrea: Creo que esa rama realmente es un peligro para mi casa. Me gustaría que la podaras.

Raul: tranquila la rama va a seguir mucho tiempo ahí sin caerse.

Andrea: Esta colgando sobre mi techo y me preocupa. Te pido que la retires

Raul: ¿Por qué te pones en esa actitud de repente?

Andrea: La rama está sobre mi tejado, Raul hay que retirarla.

3. Sondeo

En este punto la frase central es:

¿Qué es lo que te preocupa específicamente de la situación?

Lo preguntamos una y otra vez hasta obtener información útil, siguiendo con el ejemplo anterior podría ser:

El: no estas haciendo lo que te toca hacer

Ella: ¿Qué es lo que te preocupa de mi trabajo?

El: todos estas haciendo horas extras, en cambio tu sales temprano, a la hora exacta

Ella: ¿Que es lo que te molesta de que me vaya de la oficina a la hora que me corresponde?

El: hay que hacer el trabajo. Yo soy el responsable de todo esto, y tu te limitas a cumplir el horario.

Ella: ¿que es lo que te molesta cuando yo cumplo el horario?

El: que otro tenga que hacer tu trabajo, quiero que te quedes hasta que quede lista tu parte

Ella: agradezco que me lo hayas explicado.

4. Banco de niebla

Esta estrategia te permite dar la razón en parte a alguien sin aceptar que todo sea cierto. Esto tranquiliza a las personas y saca de la lógica de la discusión de ganar o perder. El punto central es que puedas encontrar de lo que se esta diciendo lo que tu puedas aceptar y luego reconocer que la otra persona tiene razón en ese punto, ignorando el resto del argumento. Una de las formas de hacer esto es cambiar las expresiones nunca o siempre.

Por ejemplo:

El: tu siempre te pones brava por cosas pequeñas

Ella: es verdad a veces me siento irritable

El: Realmente nunca me apoyas cuando te necesito

Ella: es cierto, en algunas ocasiones no he podido apoyarte cuando me has pedido cosas.

5.Aplazamiento asertivo

Esta estrategia da un tiempo de espera, sobre todo cuando realmente notas que las cosas cada vez se van poniendo mas tensas y las estrategias que has utilizado no han resultado efectivas. Este aplazamiento te permite hacer una pausa (pueden ser minutos u horas) y durante este tiempo puedes calmarte, pensar cuidadosamente lo que vas a decir y preparar una mejor respuesta. Un ejemplo de afirmación podría ser: “me has dicho muchas cosas y necesito tiempo para pensarlas”.

6. ¿Cómo negociar?

Es necesario partir por reconocer que cuando surge un conflicto ambas partes tienen necesidades válidas. Hay una lista planteada para ayudarnos en este proceso, denominada REVEN:

R: Acepta el conflicto con tranquilidad, respira profundamente antes de hablar.

E: evita estrategias aversivas que puedan agravarlo todo, recuerda que usar estrategias auto destructivas terminan empeorándolo todo.

V: reconoce las necesidades y preocupaciones del otro, céntrate en cómo conseguir un resultado que los favorezca a los dos

E: revisa tus valores, aquello que para ti es importante durante la comunicación: ¿Cómo quieres ser tratado en una relación? ¿Cómo quieres tratar a los demás?

N: Procura evitar la ira y el desprecio en tu tono de voz.

Ten en cuenta estos elementos durante la negociación y parte por que, en tus soluciones, se puedan también satisfacer al menos alguna de las necesidades del otro. En dado caso de que a pesar de las soluciones ofrecidas no se llegue a ningún acuerdo, puedes buscar soluciones de compromiso, por ejemplo:

  • Turnarse
  • Hacer las dos cosas: ocuparse de las necesidades de las dos personas al mismo tiempo
  • Cuando me toque lo hago a mi manera y cuando te toque lo haces a la tuya
  • Partir la diferencia
  • Una parte de lo que yo quiero y una parte de lo que tu quieras.

Recuerda que todas estas estrategias te permiten mejorar tus relaciones interpersonales, y en la medida en que las practiques, mejores resultados obtendrás. No dejes de intentarlo.

Fuente:

Mckay, M, Wood, J y Brantley, J (2017). Manual práctico de terapia dialéctico conductual. Biblioteca de psicología y Desclee de Brouwer.

1 Comment

Write a comment