Blog Detail

  • Home
  • “La delgada línea” Infidelidad virtual

“La delgada línea” Infidelidad virtual

Spread the love

Las experiencias y percepciones de personas que han vivenciado infidelidad virtual

¿Cómo te sentirías si encontrarás a tu pareja fantaseando, firtriando, coqueteando con otra persona por la web? Las redes sociales traen grandes beneficios para el desarrollo, el conocimiento, el aprendizaje y la sociabilidad en las personas, sin embargo, particularmente también ha traído consigo consecuencias en las dinámicas de las relaciones de pareja, y más aún en la delgada línea entre lo que es y no infidelidad. Este no ha sido un tema ampliamente investigado, razón por la cual las investigadoras Andreas Vossler y Naomi Moller, tuvieron como objetivo examinar cómo aquellas personas, cuyas parejas se han involucrado en asuntos en línea definen y experimentan la infidelidad bajo esta modalidad.

Se tiene claro que el internet facilita el espacio para que las personas experimenten y aprendan sobre las relaciones y la sexualidad, también puede ofrecer oportunidades para que las personas que tienen pareja puedan involucrarse en comportamientos que puedan ser denominados infidelidad.

Algunas investigaciones como las de Cravens & Whiting, 2015; Whitty, 2005, han tratado de descubrir las actitudes y percepciones de infidelidad en internet a través de escenarios hipotéticos de infidelidad y lo que han encontrado es que la infidelidad fuera de línea, así como la que ocurre en línea involucra aspectos emocionales (citas, coqueteo, comentarios sugestivos) cómo sexuales (sexting, cibersexo, intercambio de fotos íntimas, así como uso de pornografía en línea). Esto generalmente se ha encontrado cómo definitorio de infidelidad por los miembros de las parejas. No obstante, generalmente lo estudios se han llevado a cabo con pocos grupos de edad que no necesariamente son representativos ni están en relaciones largas de pareja. Además que la forma de acceder a estas percepciones ha sido mostrando ejemplos y colocando situaciones para que las personas definan que sería o no infidelidad. Esto limita la comprensión sobre la definición propia de las personas al respecto. Además, es importante tener en cuenta no solo con el tema de la infidelidad en línea, sino cualquier tipo de infidelidad que esta va a depender de lo que los miembros de la pareja consideran aceptable o inaceptable.

Para encontrar aquellas percepciones y experiencias de personas que habían experimentado la infidelidad en línea, recolectaron información de 160 personas, las cuales previamente habían estado involucradas en una infidelidad por internet. De estas personas, 112 brindaron información sobre preguntas abiertas frente a la experiencia de infidelidad. Un dato importante de esta investigación es que el 87% de los participantes eran mujeres, con una edad promedio de 41 años.

Barreras para la infidelidad

¿Qué comportamientos o actividades en línea consideras infieles, en el contexto de una relación de pareja?

Pues bien, además de preguntas abiertas sobre los comportamientos definidos como infidelidad, los participantes diligenciaron un cuestionario con situaciones descritas que posiblemente se categorizaran como infidelidad, desde comportamientos como involucrarse emocionalmente con alguien y ver en secreto imágenes sexuales hasta el cibersexo. De otro lado, se diligenció un cuestionario sobre angustia psicológica para medir el impacto de estas situaciones en las personas.

¿Qué dijeron los resultados?


Conductas de infidelidad:

Se presentó un alto nivel de acuerdo frente a denominar el cibersexo (interacción sexual en línea) como una infidelidad en internet, así como conductas de coqueteo y firtreo o cualquier comentario o acción que implicará llevar el contacto sexual virtual al mundo “real”. Igualmente comportamientos cómo implicación emocional con otra persona, esconder información al respecto a pesar de encontrarse en una relación, eran considerados de la misma forma.


Angustia por comportamientos en línea

Los resultados indicaron que en general los índices de angustia fueron más altos que los índices de infidelidad, esto quiere decir que incluso si alguien duda de que un comportamiento en línea pueda ser infidelidad, habrá angustia al descubrir dicho comportamiento, así no haya la seguridad o el acuerdo claro en la pareja frente a su connotación.

El internet crea oportunidades para los infieles


Varias de las percepciones de los participantes presentaron el espacio en línea como un potenciador del comportamiento de infidelidad, siendo una de las razones precisamente la confusión que crean en la forma en que la persona lo percibe, frente a si se cruza la línea o no, frente a si hay un engaño o no, como ya sabemos, esto no quiere decir que las conductas no generen angustia.

Particularmente considero que este punto refleja al menos en lo que respecta a la dinámica de pareja, no es solo el comportamiento de coqueteo, fantasioso, etc., sino identificar cómo otros escenarios empiezan a ser más valiosos o para uno de los miembros y esto se manifiesta por ejemplo con mayor distancia, se preguntará, ¿es posible que prefiera compartir con sus fantasías a conmigo? La calidad de tiempo tal vez no es la misma.

Además de la descripción de posibles lugares en línea donde podía facilitarse la conducta de infidelidad, los participantes describieron muchas formas en las cuales las parejas buscaban intencionalmente oportunidades de infidelidad, ejemplo de ello el acceso a páginas con mujeres web cam, participación en salas de chat de sexo para tener conversaciones sexuales o coquetear con otros, uso de líneas telefónicas sexuales, enviar mensajes de texto o inclusive compartir imágenes sexuales. Es tan complejo que, para los participantes cualquiera con intención de caer en las tentaciones, fácilmente lo hace y del otro lado, quien nota o descubre o se entera de que su pareja tiene estos comportamientos, puede generar además de sentimientos de inseguridad, desconfianza.

Otros participantes mencionaron que muchas veces el internet facilita la opción de que personas que antes se conocían casualmente se encuentren y posteriormente se puedan generar espacios cara a cara donde surjan las infidelidades. Sin embargo, algunas personas simplemente plantean que aunque el internet facilita estas conductas, sacan a flote características de las personas.


“Me pregunto dónde habría ido para satisfacer sus necesidades si no hubiera oportunidades en las redes sociales, no creo que el mundo de las redes sociales haya creado su infidelidad, debe haber estado siempre allí, la necesidad de perseguir sexualmente y ser infiel, tal vez sin las oportunidades ofrecidas en estos días, él lo habría tapado. (ID # 111, F-48) citado por “Vosller y Moller”
.

Tres formas en las cuales estos comportamientos infieles crean confusión

  1. Crea confusión en términos de lo que se considera infidelidad “real”, uno de los ejemplos relataba una percepción de una de las mujeres, la cual planteaba:

“Su razonamiento puede ser válido, ya que nunca va a conocer a estas personas … ¿que es solo su fantasía?”

Pero, luego describe cómo este comportamiento afecta su relación real, ya que empezaron a compartir menos tiempo en pareja y en parte el tiempo era destinado para ver sus fantasías, y ella, considera que es infidelidad y que esos comportamientos junto con la reducción en el tiempo como pareja, afectan su relación y aumentan su inseguridad, temiendo ella en muchos casos que él pueda llevar ese engaño al mundo “real”.

Adicional a esto, para algunas personas este mundo “virtual” puede ser tan doloroso como el real, de hecho, uno de los fragmentos dice:

Usar una cámara web para hacer eso [participar en un comportamiento sexual interactivo con su pareja en línea] también es desagradable y no es mejor que tener una mujer «real» en su cama usando su propio cepillo para el cabello”. Andreas Vossler y Naomi Moller.

¿Crees tú que las conductas sexuales en la web tratarse como “reales”?

2.La confusión entre el espacio público y privado (pareja)


El espacio que es de la pareja, usado por uno de los miembros como un escenario para interacción sexual con otra persona por la web, genera confusión, incomodidad y problemáticas en la relación, siendo nuevamente un agravante sobre todo para relaciones de pareja con pérdida de espacios compartidos. “El sentido es que hay algo particularmente inquietante sobre la infidelidad de Internet porque a menudo ocurre en lo que se supone que es un espacio protegido de pareja / familia” Andreas Vossler y Naomi Moller.

3. La construcción de identidades distintas a la que se conocen de la pareja, genera confusión, siendo posiblemente el efecto desinhibidor de internet facilitador de comportamientos que no se conocían en la relación.

Cuatro aspectos para concluir

1.Los psicólogos del estudio concluyeron que contrariamente a lo encontrado en las investigaciones sobre el mayor impacto para las mujeres por infidelidades emocionales, en este caso estas manifestaron alta angustia por las conductas sexuales, además de por infidelidades emocionales en línea.

2.La angustia se presenta así haya confusión en delimitar si la conducta es o no infiel; esto dependiendo de qué tan apegados y aferrados estemos a nuestras emociones y a las condiciones de satisfacción en la relación podría alimentar o desencadenar conflicto entre los miembros de la pareja. Igualmente, comportamientos como el secreto, el engaño y la traición envuelven la percepción de sentirse engañados.

3.La experiencia de infidelidad por internet puede ser tan angustiosa y dañina o una razón para terminar una relación como si fuera una infidelidad cara a cara.

4.Si se presenta algún comportamiento de nuestra pareja que evidenciemos y nos genere angustia, podríamos partir por hacer una lista por separado de actividades en línea que puedan ser consideradas problemáticas y luego compartirlas, para llegar a acuerdos.

No olvides dejar tu comentario, ¿Para ti cuando se cruza esa delgada línea entre fidelidad e infidelidad?

Fuente

Andreas Vossler y Naomi Moller (2019). Internet Affairs: Partners’ Perceptions and Experiences of Internet Infidelity.

1 Comment

Write a comment