Blog Detail

  • Home
  • La autoeficacia como amortiguador para el estrés

La autoeficacia como amortiguador para el estrés

Spread the love

“Las personas con alto nivel de seguridad en sus capacidades abordan las tareas difíciles como desafíos a dominar en lugar de como amenazas a evitar”

Bandura

¿Pensarías que la capacidad de creer en que vas a poder superar un obstáculo, influye en la forma en que vas a responder a este? ¿nuestra percepción de que lograremos las cosas, marcará la diferencia en el momento en que nos enfrentamos a situaciones estresantes? Es muy común escuchar frases como “estoy muy estresado últimamente” y realmente, el sentir que a veces lo que nos piden, excede a nuestros recursos puede ser agotador, llevándonos en muchos casos a situaciones de ansiedad, depresión o irritabilidad, que al final de cuentas nos complica el panorama frente a cómo responder efectivamente en las situaciones.  

¿Qué entendemos por estrés?

El estrés es la forma en que nos relacionamos con las demandas externas y la manera en que valoramos estas situaciones como algo que nos supera y pone en riesgo nuestro bienestar personal. Algunas señales pueden ser:

  • Sientes que tienes muchas cosas por hacer
  • Te sientes cansado
  • Te sientes irritable o de malgenio
  • Sientes que los problemas se multiplican
  • Tienes muchas preocupaciones
  • Te sientes agotado mentalmente
  • Te sientes presionado por cumplir en los tiempos establecidos

Pues bien, la investigadora Pia Schönfeld y colaboradores, quisieron indagar sobre los factores de protección para el estrés, averiguando que tan importante es la autoeficacia para evitar que el estrés afecte nuestra salud, es decir tenían dos objetivos 1.“examinar el grado en que los efectos de los estresores diarios en las dos dimensiones de la salud mental están mediados por la autoeficacia general percibida en una muestra de población representativa y 2. investigar si los efectos amortiguadores de la autoeficacia general percibida ocurren en muestras de estudiantes universitarios de Alemania, Rusia y China”; para conseguir este objetivo, trabajaron con 394 estudiantes de Alemania, 8669 de China y 604 participantes de Rusia.

Durante este proceso, los investigadores aplicaron cuestionarios para indagar síntomas de depresión ansiedad, angustia psicológica, estrés, escala de salud mental positiva, la escala para la experiencia diaria de rutina incluyendo aspectos relacionados con responsabilidades familiares, problemas de salud, problemas económicos, insatisfacción en el trabajo o el estudio, dificultades en el empleo o en las relaciones interpersonales. Igualmente, para evaluar la creencia de las personas frente a su éxito resolviendo situaciones, utilizaron la escala de autoeficacia. Todo ello, para poder saber si la autoeficacia protegía a las personas de desarrollar un afecto negativo.

¿Qué resultados encontraron?

La autoeficacia es un mediador de los efectos de estrés en el día a día, teniendo impacto en la salud mental positiva, indistintamente de si se hace parte de una cultura occidental u oriental. Sin embargo, los autores no descartan que haya otros factores psicológicos que funcionen como amortiguadores para el estrés, tal como lo planteaba Bandura “Confiar en ti mismo no garantiza el éxito, pero no hacerlo garantiza el fracaso”.

Esto quiere decir que mientras mayor capacidad tengamos de creer en que solucionaremos las demandas con éxito, mejor bienestar psicológico; de forma contraria, mientras menos confianza tengamos en nuestra capacidad para solucionar los problemas, mayor probabilidad existe de que el estrés impacté en nuestra salud mental, por ejemplo, desarrollando síntomas de depresión y ansiedad, que a su vez pueden interferir en la forma en que respondemos a las dificultades.

En conclusión, si trabajáramos en el fortalecimiento de nuestra autoeficacia, se aumenta la posibilidad que respondamos al estrés de forma más adaptativa y a su vez que impacte en menor medida nuestra salud mental, teniendo convicción de que iremos cumplimiento o resolviendo los obstáculos que se nos presenten. Es importante aclarar que el estrés no implica necesariamente afectación a la salud mental, ya que de hecho en muchos casos ante situaciones que consideramos demandantes salen a flote recursos que no habíamos descubierto.

Ahora si la autoeficacia nos protege frente a niveles elevados del estrés, ¿Cómo podemos fomentarla?

Según el psicólogo Bandura, la autoeficacia es la “creencia en nuestra capacidad de organizar y ejecutar los recursos necesarios para gestionar situaciones posibles”, esto quiere decir es la creencia que tenemos de nosotros mismos frente a la capacidad para responder con éxito a las demandas que tengamos en diferentes situaciones. A continuación, algunas estrategias para fomentarla:

  • Cuando quieras alcanzar un objetivo, colócate metas realistas, describiendo paso a paso como lo conseguirás.
  • Mira las experiencias positivas de personas similares a tu alrededor que han conseguido cumplir objetivos parecidos, esto puede ser motivante para pensar en que puedes cumplir tus objetivos.
  • Identifica dentro de tu círculo social aquellas personas que te inspiran, que puedan motivarte en tu proceso, esas palabras de aliento pueden fortalecer aún más tu actitud para asumir los retos.

Fuente:

Schönfeld, Brailovskaia, Bieda y Margraf Ruhr  (2016) The effects of daily stress on positive and negative mental health: Mediation through self-efficacy. DOI: 10.1016/j.ijchp.2015.08.005

Write a comment