Blog Detail

  • Home
  • ¿De que depende la intensidad en un orgasmo?

¿De que depende la intensidad en un orgasmo?

Spread the love

Sabemos que puede haber muchas respuestas en este sentido o tal vez podamos pensar que todos experimentamos el orgasmo de la misma forma, y quizás algunas coincidan con los resultados de una investigación que encontró que la forma en que se experimenta el orgasmo en hombres y mujeres esta mediado por características personales, de la relación y en las mujeres adicional a estos factores socioeconómicos.

“Nuestro objetivo es examinar la capacidad predictiva de diferentes factores en la experiencia subjetiva del orgasmo, analizando el grado en que la experiencia del orgasmo estaba relacionada con aspectos personales, de la relación y de apoyo social” Ana Arcos, de la Universidad Nueva Granada.

Ana Arcos, de la Universidad Nueva Granada.

En esta investigación participaron 1300 adultos heterosexuales, con edades entre los 18 y 80 años, en la ciudad de España. A continuación, te presento los resultados más sobresalientes frente a los hallazgos reportados:

Podemos valorar un orgasmo a partir de 4 aspectos, 1. El afectivo (por ejemplo que tan excitados o satisfechos nos sentimos con el orgasmo) 2. El sensorial (por ejemplo como describimos las sensaciones que tenemos cuando sucede el orgasmo, temblor, explosión); 3. Recompensa, relacionado con el efecto que tiene en nosotros el orgasmo (relajante, sedante) y por último 4. La intimidad, asociado a si lo valoramos como tierno, amoroso, cariñoso. En conjunto todas estas características nos hablan de la experiencia subjetiva del orgasmo y puede ser vivenciada en niveles de intensidad.

El deseo sexual hacia nuestra pareja tiene que ver con: que tan inhibidos nos sintamos en el terreno sexual, es decir que tanta preocupación por el rendimiento o por las consecuencias de la relación sexual tengamos, por nuestra tendencia a estimularnos a través de los sentidos (rasgos de personalidad) es decir ¿Qué tanto necesitamos sentirnos estimulados? y la actitud que tengamos frente a los estímulos eróticos, lo que llaman erotofilia.

Al parecer la forma en que valoramos la intensidad del orgasmo depende de factores personales cómo la necesidad de estimulación que tengamos, de la relación de pareja cómo que tan atraídos nos sintamos por él o ella para el sexo y que tan satisfechos nos sintamos en general en el terreno sexual con nuestra pareja.

El cóctel para una experiencia amplificada de orgasmo intenso, incluiría, por un lado 1. una tendencia nuestra hacia el interés y la búsqueda de sensaciones nuevas, mezclado con 2. una relación donde nos sintamos satisfechos sexualmente es decir se adecúe hacia lo que necesitamos en términos de variedad en posiciones, prácticas o no de sexo oral, pensar que nuestra pareja nos desea, eso depende de ti y la expectativa frente al sexo y 3. el deseo sexual es decir el impulso hacia la búsqueda de contacto sexual con nuestra pareja, es decir que tanto queremos o nos sentimos atraídos para iniciar contacto sexual con ella. Esto aplica tanto en hombres como en mujeres. En conclusión, los orgasmos se viven intensamente cuando en nuestra personalidad nos encanta estimularnos a través de los sentidos, nos gustan las experiencias nuevas, pero además disfrutamos todo lo implica la relación sexual con nuestra pareja (estamos satisfechos con ella o él.) y la deseamos, nos gusta, nos atrae, nos impulsa hacia la conducta sexual.

Cuando las mujeres disfrutamos de observar, ver, valorar estímulos sexuales y eróticos, es decir tenemos actitudes positivas hacia la exploración de la sexualidad tanto en nosotras mismas cómo en nuestra relación de pareja, se aumenta la posibilidad de que valoremos intensamente un orgasmo. Con esto se podrá pensar que, tabúes y estigmas frente a la sexualidad femenina por ejemplo cuando es vista como pecado, inapropiado, sexualidad exclusivamente con fines reproductivos, la mujer solo debe complacer, etc, esto posiblemente interfiera en las ideas y creencias que tengamos frente a la sexualidad en general y esto puede tener afectando la forma en que nos relaciones sexualmente con nuestra pareja en este caso.

Relacionado con lo anterior, cuando las mujeres sientes inhibición por temor al rendimiento, preocupación por imagen corporal, o preocupación por consecuencias del sexo sin protección, se puede presentar un orgasmo percibido como menos intenso. Aquí es importante mencionar cómo el trabajo desde la conexión con el momento presente durante la relación sexual, sin atascarse con preocupación sobre si misma, sobre la imagen, acerca de que también tengamos la relación sexual, podría tener efecto bloqueador de la inhibición en las mujeres.

Así mismo, la satisfacción sexual entendida cómo la forma en que evaluamos la frecuencia, el grado de cercanía, confianza e intimidad en la relación sexual, se ha relacionado con presencia y mayor disfrute del orgasmo en hombres y en mujeres.

La apertura y la confianza que se genere en la relación de pareja para que la mujer tome decisiones frente a actividades sexuales y tomen la iniciativa, puede relacionarse con la experiencia del orgasmo subjetivo.

A modo de conclusión

El tema de la sexualidad aún sigue teniendo muchos tabúes que en variedad de casos interfieren con un buen disfrute de la misma, pese a las ventajas que tiene un buen sexo (mejora el sistema inmune, reduce el dolor, mejora el estado físico), tanto para el bienestar psicológico cómo para las relaciones de pareja. Es importante tener en cuenta que cada persona expresa y disfruta su sexualidad de forma diferente; es importante ubicar y pensar sobre qué tanto disfrutamos nuestra sexualidad, que nos gustaría experimentar y en el caso particularmente de las mujeres donde la inhibición se ha mostrado que afecta nuestra percepción del orgasmo, reflexionar sobre los obstáculos que se puedan tener y que nos impiden un buen disfrute en este campo.

Fuente:

Arcos-Romero, A. I. y Sierra, J. C. (2019). Factors associated with subjective orgasm experience in heterosexual relationships.

Write a comment