Blog Detail

  • Home
  • Mantener vivo el deseo sexual
mantener el deseo sexual

Mantener vivo el deseo sexual

Spread the love

Muchas son las inquietudes que genera el asunto del deseo sexual en las relaciones de pareja, sobre todo en aquellas que llevan mucho tiempo y que sienten o notan una disminución alta del deseo,

esto ha generado mucha inquietud por los terapeutas y científicos de la psicología quienes han intentado explorar las profundidades del deseo sexual y todos los  factores que están involucrados en el mismo,

tanto los relacionados con nosotros (personales, tendencias habituales propias, estilos, personalidades) como aspectos asociados con la relación (calidad de la relación, si nos sentimos amados o queridos, sentimos y percibimos al otro conectado con nosotros emocionalmente, actividades de diversión juntos).

Adicional a esto, este tema genera mucho interés puesto que bien se sabe como la satisfacción a nivel sexual es una de las áreas mas importantes en las relaciones de pareja de calidad.

Por esta razón

Kristen Mark y Julie Lasslo del Departamento de Kinesiología y promoción de la salud de la Universidad de Kentucky, quisieron averiguar a través del análisis de investigaciones realizadas sobre parejas que llevaban muchos años juntos y el mantenimiento del deseo en estas relaciones, respondiendo a las preguntas sobre cuales son los principales factores tanto personales, como de la relación y sociales, relacionados con el mantenimiento del deseo sexual a largo plazo en las relaciones de pareja, sin embargo en este artículo nos vamos a detener en los factores personales, es decir aquellas cosas propias  nuestras, que generalmente se mantienen a través del tiempo y de las diferentes relaciones que tenemos y que se asocian con nuestro deseo sexual. Para empezar, realizaremos una breve definición de deseo sexual y posteriormente hablaremos de los factores asociados al mismo. 

¿Buen sexo? Estilo de apego y comunicación sexual

El deseo sexual

Podemos entender el deseo sexual como el impulso, deseo o motivo para participar en una actividad sexual o lograr intimidad en este sentido, siendo el objeto del deseo sexual variable de persona a persona y es importante tener en cuenta que no necesariamente esta relacionado con la frecuencia sexual, además de que dicho deseo no es necesario para la actividad sexual.

Un aspecto interesante a tener en cuenta es que si bien al inicio de las relaciones, el deseo sexual puede experimentarse como espontaneo, emocionante y con mucha excitación visual, cuando las relaciones van a lo largo del tiempo, esta forma de experimentarlo cambia, y el deseo sexual se puede volver mas receptivo, por ejemplo reaccionar con deseo ante una caricia, un beso suave en el cuello, unas manos fuertes alrededor de la cintura. 

Factores asociados con el deseo

Los autores conciben el deseo sexual desde múltiples capas que se relacionan entre si, es decir como si el deseo estuviera relacionado con factores personales, de la relación de pareja y sociales y en la medida en comprendamos el funcionamiento de estas partes engranadas, se pueden dar luces frente a como es que se mantiene el deseo sexual a lo largo del tiempo.

¿Cuáles son los 8 factores personales que inciden en el deseo sexual?

Habrás notado en el transcurso de las diferentes  relaciones de pareja que hayas tenido cómo pueden existir múltiples niveles de deseo sexual, e inclusive habrás pensado que tus parejas han variado en este sentido, siendo unos mas “libidinosos o libidinosas” que otros, aunque unas cosas dependen de la dinámica de la relación, hay otras que van dentro de cada uno de nosotros, son precisamente  estos factores personales los que se desarrollarán a continuación:

1. Las expectativas  y lo que esperemos del deseo sexual a lo largo de nuestra relación puede tener un impacto en el mantenimiento de este a largo plazo,

Es decir uno de las cosas que ha ayudado a relaciones de pareja largas a mantener el deseo sexual es precisamente tener conciencia frente a los altibajos normales que se presentan a lo largo del tiempo, esto los protege contra posibles desacuerdos que tengan con su pareja frente al deseo sexual a medida que vaya corriendo este, en resumen tener consciencia de que las fluctuaciones en el deseo sexual con la pareja a lo largo del tiempo son normales.

2. La atracción:

Es decir la preservación de sentimientos de atracción de una persona hacia su pareja, tanto para hombres como para mujeres, ayuda a mantener la chispa del deseo, sentir que se atrae al otro y sentir atención por parte del mismo, ayudan en esto.

3. Fomentar el pensamiento erótico, realizar nuevas actividades, alimentar la creatividad

Para probar nuevos lugares, nuevos ejercicios, mensajes esporádicos con contenido sexual, recordemos que tal como lo plantean en este estudio, la falta de pensamientos eróticos y el miedo a mantenerse excitado son factores que ayudan a apagar el deseo.

4. La habilidad de una persona para hacer que la relación sea una prioridad a pesar de factores externos,

Protege el deseo sexual en las relaciones a largo plazo, por ejemplo conductas de atención, tienen un impacto positivo resolviendo problemas de deseo sexual, invertir y ser intencional en la búsqueda de cercanía con la pareja, así como el poner la energía y ser conscientes disfrutando de la intimidad física, facilita una deseo sexual bueno en los hombres con sus parejas.

5. Mantener nuestra autonomía aunque estemos en una relación y poder continuar teniendo una vida e identidad por separado de la identidad de la pareja también favorece el deseo sexual.

Esta forma en la cual cada uno a pesar de ser pareja, conserva sus espacios, sus descubrimientos, sus amigos, sus actividades, su vida personal y profesional, favorece el mantenimiento del deseo y permite ver en el otro, la renovación y el cambio, antídotos contra la monotonía y el aburrimiento, sin decir que la monotonía, que en muchos casos nos brinda seguridad, tiene sus aspectos positivos.

¿Cómo incrementar la intimidad con la pareja?

6. Estilo de Apego: Identificar si tenemos tendencias a comportarnos con nuestras parejas desde el miedo a que nos dejen o desde la evitación de cercanía emocional,

Es posible que nos ubiquemos desde un estilo de apego inseguro y lo que han mostrado los diferentes estudios es cómo aunque las personas con apego ansioso muestren un mayor deseo a actividad sexual, este no necesariamente garantiza una satisfacción en esta área, ya que esta búsqueda de contacto, es la forma en la cual se intenta reparar la relación, en muchos casos, o en otros se convierte en la única forma de sentirse amados, en relaciones que ya van de caída.

Es importante tener en cuenta que el estilo de apego, puede comprenderse no solo como una características del individuo sino también en relación con el estilo que tenga la pareja, por ejemplo se ha encontrado que ciertas combinaciones entre tipos de apegos no ayudan que funcione la relación, por ejemplo cuando tenemos tendencia a desarrollar un estilo de apego ansioso y nuestra pareja tiende a ser evitativa, por mas que intentemos hacer cosas para conectarnos a veces desesperadamente con el otro, este no tiene como objetivo lograr esa conexión, por el contrario conectarse puede resultarle incómodo, esta situación podría también afectar el deseo sexual  sobre todo si un estilo es mas reacio a este tipo de contacto o lo utiliza solo por placer personal y el otro lo busca desesperadamente como forma de conectarse.

7. Aceptación de si mismos: La forma en que nos definamos a nosotros mismos y el sentido de autoconfianza puede contribuir a mantener el deseo sexual

Por ejemplo el percibirse a si mismos como sensuales, con una imagen positiva y reconociendo que nos merecemos una vida sexual saludable, puede ayudar a este proceso. Es posible que las personas que tengan una visión de si mismos como un ser sexual, pueden tener mayores probabilidades de preservar a largo plazo el deseo sexual.

Otro aspecto importante frente a la aceptación tiene que ver particularmente con la imagen corporal ya que se ha evidenciado un menor deseo sexual en mujeres que perciben de forma negativa su imagen corporal, muchas veces el mismo conflicto (a veces relacionado con estereotipos rígidos de belleza), inciden en el rechazo que se puede experimentar por el cuerpo, mas allá del tema de salud importante, y de un tema que puede ser personal (problemas de autoimagen) si estas con una persona que a parte de que tienes problemas de auto aceptación, te rechaza, te compara, te critica tu apariencia física ¿a quien no se le baja el deseo sexual?

Con esto no quiero decir que la aceptación deba venir de afuera, pero si es se está en este proceso y tienes alrededor personas que no ayudan para nada, va a ser mas difícil.

8. Es importante tener un manejo adecuado del estrés

Al respecto algunos estudios han planteado cómo este es uno de los factores relacionados con la perturbación del deseo sexual, generalmente por problemas asociados al trabajo, en donde la fatiga tiende a incrementar la respuesta al estrés. Un aspecto importante es que generalmente las familias pasan por muchas transiciones como muertes, nacimientos, estrés laboral, estrés, transiciones que son normales y lo recomendable es que podamos transitar por las mismas, sin que la relación de pareja se vea duramente afectada.

Para terminar, una pregunta para hacerte ¿Cuando sientes mayor deseo sexual hacia tu pareja?

Fuente

Kristen P. Mark y Julie A. Lasslo (2018) Maintaining Sexual Desire in Long-Term Relationships: A Systematic Review and Conceptual Model. The journal of sex research

1 Comment

Write a comment